Inicio » Sala de prensa. Opinión

Escuela de Ingeniería de Bilbao: Un fuego no se apaga con otro

Enviado por en 24/02/2017 – Sin comentarios

La Universidad del País Vasco ha de ser un lugar en el que se desarrollen el pensamiento, debate y la acción críticas y autocríticas. En ese contexto situamos proyectos como Herri Unibertsitatea, espacios gestionados de forma autónoma por los y las estudiantes. La Universidad pública ha de posibilitar las condiciones para que tengan lugar este tipo de actividades, buscando siempre unos modos de funcionamiento acordados entre los diferentes agentes.
Desgraciadamente, no siempre se consigue el suficiente acuerdo y lo ocurrido el miércoles pasado en la Escuela de Ingeniería de Bilbao es un ejemplo de ello. Esto nos perjudica a la Universidad en su conjunto: estudiantes, profesorado, PAS,… y tenemos que trabajar para que no se vuelva a repetir en el futuro.
Sabemos que este curso se han realizado varios intentos para acordar la realización de las actividades de Herri Unibertsitatea en la Escuela de Ingeniería de Bilbao, tal y como se ha logrado en otros centros del campus de Bizkaia. Pero al parecer no se ha conseguido un acuerdo satisfactorio para todas las partes y el desacuerdo ha desembocado, lamentablemente, en conflicto.
En steilas consideramos lo ocurrido un despropósito. La universidad no debería entorpecer las actividades de Herri Unibertsitatea ni utilizar la fuerza policial para solucionar un problema interno. Y tampoco es aceptable, desde ningún punto de vista, que el alumnado cometa destrozos en los centros. Estos hechos, además de entorpecer la convivencia universitaria dan pie a vías represivas que perjudican al conjunto de la comunidad.
En steilas creemos que tenemos que mirar al futuro y debemos seguir trabajando, como ya se ha hecho en otros centros, con lealtad y con cuidado, buscando el entendimiento entre todas las partes.
De la misma forma que a los y las estudiantes, pedimos también a los y las representantes institucionales que reflexionen sobre las consecuencias de lo ocurrido el miércoles. Con un fuego no se apaga otro. Sabemos que la Ertzaintza identificó a más de 100 alumnos y alumnas y tememos que sobre ellos y ellas pueda caer el peso de la ley mordaza, independientemente de que hayan sido artífices de los destrozos o no.
En steilas seguiremos trabajando para que la UPV/EHU sea una universidad pública que propicie el debate, que genere espacios que faciliten el entendimiento mutuo y que, en caso de discrepancias, cuente con medios distintos a la imposición para gestionar la disidencia.